Vivir más y mejor

No todos somos iguales
Artículo publicado en El Corrego Gallego
3 de Mayo de 2015

Las personas se definen como obesas o con sobrepeso en función de su peso y altura. Es lo que se denomina índice de masa corporal. Sin embargo, este índice clasifica solo eso, peso y altura, no personas, cuya única similitud entre ellas puede ser pesar más de lo recomendable. Esta simplificación de un problema tan relevante para la salud conlleva errores de concepto como el de pretender que un mismo tratamiento para perder peso sea eficaz en todos los sujetos, como si todos fueran iguales. Cada persona necesita su tratamiento individualizado en función de características y comportamientos como su edad, su actividad y capacidad física, sus hábitos dietéticos y de vida y su salud general.

Quiénes son los sujetos con sobrepeso u obesidad ha sido investigado en un estudio británico recientemente publicado en una revista científica de prestigio. Este estudio demuestra la existencia de, al menos, seis grupos diferenciados de personas obesas. Dicho de otra forma, las personas obesas podrían clasificarse en seis grupos con características concretas y que requerirían medidas terapéuticas específicas. Aunque se trata de un estudio realizado en población inglesa, que tiene su propia idiosincrasia en comparación, por ejemplo, con la española, los resultados de este estudio bien podrían aplicarse a nuestra población. Si usted tiene algunos kilos de más probablemente se identifique con alguno de estos grupos.

El primer grupo lo constituyen las mujeres jóvenes con sobrepeso u obesidad pero por lo demás sanas. Es frecuente que estas mujeres se preocupen por realizar algunos comportamientos saludables. El segundo grupo son los hombres jóvenes o de mediana edad con sobrepeso u obesidad, por lo demás sanos, y que es frecuente que consuman bebidas con alcohol de manera regular. No es raro que estos hombres realicen o les guste realizar algún deporte o ejercicio físico. El tercer grupo lo constituyen las personas de mediana edad, frecuentemente mujeres, que sienten que su estado de salud no es el mejor, que pueden presentar ansiedad, depresión, cansancio y/o insomnio, y que pueden quejarse además de distintos dolores óseos, musculares o de molestias digestivas. Estas mujeres suelen haber intentado alguna dieta o pauta para perder peso. El cuarto grupo lo definen las personas de edad avanzada con sobrepeso u obesidad, de clase media o media-alta, con tensión arterial elevada como posible enfermedad asociada pero, por lo demás, sanas. En contraposición, el quinto grupo son las personas de edad avanzada con varias enfermedades crónicas asociadas al sobrepeso u obesidad, como diabetes, hipertensión, colesterol elevado o problemas óseos, pero que se definen a sí mismas como felices y que por ello raramente padecen depresión o ansiedad. El último grupo son las personas obesas con peor salud, en ocasiones con dificultades económicas, que prácticamente nunca realizan actividades o hábitos saludables.

¿Se ha identificado con alguno de estos grupos? Esta heterogeneidad de sujetos obesos tiene claras consecuencias clínicas y de tratamiento y, de hecho, las personas de cada uno de estos grupos requieren enfoques y medidas distintas para perder peso. Todos ellos se benefician sin duda de la pérdida de peso, pero no en todos éste es el objetivo principal y no en todos la cantidad de peso que pueden y deben perder es la misma. Los problemas de salud asociados pueden ser más importantes y, sobre todo, esos problemas de salud condicionan las medidas recomendables para perder peso. De ahí la importancia de una evaluación individualizada. De ahí la importancia de un tratamiento individualizado.