Vivir más y mejor

Prevenir la diabetes
Artículo publicado en El Corrego Gallego
1 de Marzo de 2015

Comentábamos el domingo pasado el problema que en la actualidad suponen el sobrepeso y la obesidad para la salud. El tema no es baladí. Sin ir más lejos, los sujetos con sobrepeso u obesidad tienen un riesgo mucho mayor de padecer diabetes que las personas que mantienen un peso normal. Además, la probabilidad de que una persona obesa no diabética desarrolle esta enfermedad en los siguientes cinco años se multiplica por cuarenta.

Muchas de estas personas aún no diabéticas presentan unos niveles de azúcar en sangre que tienden a estar elevados, aunque no llegan a alcanzar cifras que permitan establecer el diagnóstico de diabetes. La mayoría de estas personas, que a partir de ahora denominaremos prediabéticas, terminarán desarrollando la enfermedad, y esto es lo que debemos intentar evitar. ¿Está usted en esta situación? o ¿tiene algún familiar o amigo que pueda ser considerado prediabético? Imagínese lo importante que sería para usted, o para él o ella evitar ser diabético. El intento merece la pena.

Pero ¿es posible prevenir la diabetes? Debe saber que los estudios de investigación demuestran que modificaciones de nuestros hábitos de vida en relación a nuestra alimentación y a la realización de ejercicio físico tienen un claro impacto sobre el riesgo de desarrollar diabetes. Qué tipo de alimentación y qué tipo de ejercicio físico dependen de las características de salud y circunstancias de cada persona y, por tanto, lo ideal es que consulte con su médico pero, como norma general, la clave vuelve a ser una dieta sana y equilibrada.

Si es usted una persona prediabética, sustituya en su alimentación los carbohidratos pobres en fibra, como el pan, la pasta y las patatas por otros ricos en fibra como las frutas y las verduras. Si además tiene sobrepeso u obesidad, mantenga una alimentación baja en grasas que le ayude a perder peso. Estos simples cambios en su alimentación consiguen disminuir de manera significativa el riesgo de desarrollar diabetes.

Junto a esto haga ejercicio físico de manera regular. ¿Qué tipo de ejercicio?, pues el que mejor se adapte a sus preferencias y posibilidades. Camine, haga footing, suba escaleras o practique al deporte que más le guste. Comience por media hora al día y vaya aumentando progresivamente ese tiempo en la medida de lo posible. El ejercicio, independientemente de la dieta, también consigue reducir el riesgo de diabetes.

Y si a pesar de estas recomendaciones no consigue perder peso, no abandone. La buena noticia es que el efecto del ejercicio físico diario y la alimentación saludable y equilibrada es tan importante que consiguen reducir el riesgo de diabetes aunque no consiga perder peso.

Por último, después de disfrutar de un día saludable, de no ingerir más calorías de las que es capaz de gastar, después de su rato de ejercicio físico, duerma bien. Estudios recientes indican que dormir entre siete y ocho horas se asocia a un menor riesgo de diabetes. Descansar bien también es importante.